Somos las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado QUIÉNES SOMOS Somos una Congregación dinámica de mujeres religiosas llamadas a hacer real y tangible el amor de Jesucristo, Verbo Encarnado, en el mundo de hoy NUESTRO TRABAJO Reconocemos a Dios en cada persona y respondemos a las necesidades de los tiempos ÚNETE Tenemos presencia en Estados Unidos, Irlanda, México y Perú QUÉ HACEMOS Compartimos una vida de oración y compromiso en comunidad ESPIRITUALIDAD Usamos nuestros dones para servir a las personas más vulnerables ÚNETE A través de nuestros ministerios transformamos a las personas y comunidades, promoviendo la dignidad humana ESPIRITUALIDAD "Una vida para Dios y un corazón para los demás" QUÉ HACEMOS

Nuestros ministerios buscan transformar a las personas y comunidades, promoviendo la dignidad humana.

Tú también puedes responder al llamado de Dios al servicio y la transformación del mundo

Descubre las historias de nuestra Congregación alrededor del mundo

Proceso de discernimiento

Proceso de discernimiento

¡Alabado sea  el  Verbo  Encarnado! Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que han palpado nuestras manos, acerca del Verbo de vida, se los anunciamos. 1 Jn. 1,1 Queridas  hermanas:...

El pasado de la vida cotidiana

El pasado de la vida cotidiana

En el Archivo Histórico de la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado en México. Escrito por Hist. Liliana Totoricagüena Raya, Ciudad de México, México. En muy pocas ocasiones nos detenemos a pensar acerca de nuestro acontecer diario y menos a...

Una oración mientras me pongo la máscara

Una oración mientras me pongo la máscara

Mientras me preparo para ir al mundo, ayúdame a ver el sacramento en el uso de este paño - que sea "un signo exterior de una gracia interior" - una forma de vida tangible y visible amor al prójimo como a mí misma. Cristo, ya que mi vida estará cubierta, descubre mi...

Donaciones

Tus donativos nos ayudan a llevar la presencia salvadora y compasiva del Verbo Encarnado al pueblo de Dios.

¡Muchas gracias!