DHTML Menu / JavaScript Menu Powered by Milonic
Llamadas a ser el amor de Dios en el mundo de hoy

 Únete



Nuestras Historias

Visita de Asociadas a San Andrés Tuxtla, Ver.

     Este fin de semana tuvimos la oportunidad de constatar el testimonio de vida de nuestras hermanas AAVE de Santiago Tuxtla, y damos gracias al Verbo Encarnado por la riqueza que encontramos en todas y cada una de ellas.     Estamos seguras que ellas viven de la mano del Señor,  quien las guía en forma constante para llevar a cabo todas sus actividades.  Su trabajo realizado con caridad, sencillez  y una fuerza tan especial.         La visita la realizamos con el fin de acompañarlas, en su renovación al compromiso que todos los AVE tenemos con El Verbo Encarnado, y en el que año con año le expresamos libremente el “Si queremos  continuar en la misión de espiritualidad, a la que El mismo nos ha llamado”.     El viernes 12 de febrero, emocionadas y puntuales llegamos a la cita con Jesús Verbo Encarnado; la reflexión estuvo a cargo de Sor Magdalena Torres, quien se dirigió a la comunidad con palabras sencillas y elocuentes que nos llegaron al corazón. Toda la ceremonia estuvo envuelta en una serie de sentimientos, producto del gran momento que estábamos viviendo junto a Jesús.     La Eucaristía se celebró en memoria de Sor Mary Suárez Vázquez, a quien todos los que tuvimos la oportunidad de tratarle llevaremos siempre como un ejemplo de vida grabado en lo más íntimo de nuestro ser.     Después de la Eucaristía nos dirigimos a casa de Julita donde nos esperaban unas delicias del lugar, de las cuales disfrutamos en compañía de Sor Magda y Sor Erika que tuvieron la gentileza de acompañarnos, al igual que algunos de los familiares de las AVE.       Fueron momentos de gran esparcimiento que nos permitió darnos cuenta de lo valiosas, unidas y  cariñosas que son entre ellas y con los demás.      Nuestras hermanas AVE de Santiago Tuxtla,  se han unido en una sola comunidad y son ejemplo de amor, entrega, alegría y caridad para su región. Para ellas, los limitantes que se les  han ido presentando son: la edad, enfermedades,  cansancio, compromisos con sus familias, los han convertido en un reto formidable, que les ha permitido renovar con creatividad su compromiso, llevándolo con alegría, ingenio y efectividad.     Chita evangeliza en su hogar, en lugar de desplazarse a los lugares de la comunidad a donde era frecuente verla activa, y además se las ingenia para repartir alimentos y cubrir necesidades con la calidez que la caracteriza.     María Antonia, cuida a su mamá que está enferma y es de edad avanzada, pero con gran fortaleza y fe en El Señor, aprovecha esta pena para llevarla a los pies del Santísimo Sacramento, a donde hace oración una vez por semana, colabora como parte del equipo litúrgico en las Misas Dominicales y pone a disposición de su parroquia, una parte de su tiempo para impartir pláticas pre-bautismales.     Aurelia, (Lela, como cariñosamente la llamamos), es una mujer de oración. Toma su fuerza de la Palabra del Señor, acude a pláticas de Biblia una vez a la semana y ayuda en la medida de lo posible, con ropa y alimentos a las personas que tiene a su alrededor.       Epifanía mejor conocida como Epi, es la ecónoma y se ha dado a la tarea de visitar a los enfermos, y como es misionera de corazón, realiza rifas y coordina eventos para tener fondos y así colaborar con los misioneros a cubrir sus necesidades.      Chita y Ofelia, son vecinas y esta cercanía, la han aprovechado para ingeniárselas en un trabajo conjunto y ofrecer su ayuda a los misioneros Redentoristas, quienes les están muy agradecidos.     Eva, sabe muy bien el ánimo y alivio que produce en los enfermos una visita en la que se escucha, consuela y ayuda en lo que es necesario a los enfermos de la comunidad. Y así la vemos de casa en casa, llevando su tiempo, ayuda, alegría y consuelo a los enfermos necesitados con un ánimo impresionante.     Clarisa trabaja en casa,  su vista no es buena y le cuesta mucho salir, pero regala a su comunidad y a todos los AAVE con el tesoro de oración, ella ora en forma constante y ofrece al Señor su vida diaria.     Julita ha sido coordinadora desde hace varios años. Debido a las características que se han ido presentando entre los miembros de las tres comunidades, se fusionaron en una sola y  ella con  generosidad permanece a cargo de esta única comunidad, ya que  es la que más facilidad tiene para servir a todas sus hermanas en este puesto. Se ha dado a la tarea de visitar a todas sus hermanas y mantenerlas unidas y activas, también visita a las comunidades rurales y enfermos, mucha gente del lugar se acerca a su casa a pedirle consejo, ayuda etc., siempre está alegre y dispuesta. Tiene presente las fechas conmemorativas para poder celebrar en las comunidades, ayuda con las despensas, y le gusta invitar a diversas personas a comer a su casa, en donde junto con el párroco hacen oración y viven con alegría las fiestas y celebraciones que tanto unen a una comunidad.     Es un motivo de gran alegría haber convivido con nuestra hermanas AVE de Santiago, Tuxtla y experimentar el gran amor que hay entre ellas y al mismo tiempo ver cómo ese amor se derrama y propaga en obras de caridad, dando muchos frutos para gloria del Verbo Encarnado.     Estamos agradecidas de manera especial con Sor Erika y Sor Magdalena por su cariño, atenciones y acompañamiento continuo en nuestra visita, a esas hermosas tierras veracruzanas. Que Dios las bendiga hermanas.¡Queridas hermanas gracias por su testimonio de vida!Comité General AVE México, D. F., a 15 de febrero del 2010.


 

Date: 12/Abr/2010

 

[ Go Back to list ]

 


4503 Broadway   •  San Antonio, Texas, 78209   •   210-828-2224   •   communications@amormeus.org