Homilía en Chimbote por Mons. Ángel Francisco Simón Piorno

por Dic 26, 2019150 Aniversario, Blog0 Comentarios

Por Mons. Ángel Francisco Simón Piorno, Obispo de Chimbote.

Queridas Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado, sacerdotes, familia congregacional, hermanas y hermanos,

El día de hoy nos congregamos en la Iglesia de San francisco que fue la primera comunidad que atendieron las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado aquí en Chimbote.

Vinieron cinco Hermanas en el año 1964, a alguna de ellas la gente mayor todavía las recuerdan. Vinieron a atender esta parroquia y a las comunidades que conformaban esta parroquia y estuvieron presentes también en otras comunidades, donde son recordadas sobre todo a las Hermanas que trabajaron en el campo de la salud.

El primero Obispo de Chimbote contactó a la Superiora de aquel entonces y las trajo aquí.

¿En qué han trabajado? En el Carisma. El Carisma yo lo interpreto como hacer presente el amor salvador y misericordioso del Verbo Encarnado para recobrar la dignidad de la persona humana a través de las obras de misericordia. Es decir, trabajan en el presente ese amor misericordioso y salvador de Jesucristo, la palabra eterna de Dios que se hace carne, para que devolverle la dignidad de tantas personas marginadas. De hecho, la primera obra de Chimbote es el Centro de Santa Clara, que ha atendido a miles y miles de personas, con una calidad verdaderamente extraordinaria.

Después de la importante estructura de la diócesis, tenemos una obra educativa impresionante, los mejores colegios en Chimbote son los que pertenecen a la Iglesia, una obra realmente importantísima; pero también tenemos una serie de obras de carácter caritativo y de salud que son realmente un modelo de cómo hacer bien las cosas cuando hay mística y ese amor al Señor, y a las y los hermanos. Santa Clara es un modelo de atención a los pobres y a los marginados, lo mismo la maternidad, el asilo, el hogar, esas obras para mí son sumamente queridas, porque son emblemáticas porque, son la expresión de la caridad de Cristo, de la Iglesia.

Hoy celebramos 55 años de la Congregación en Chimbote, y es un gran motivo para darle gracias a Dios.

Yo espero que la Congregación continúe sirviendo más allá de los obispos y los sacerdotes, que sigan trabajando aquí a favor de los pobres y de la gente marginada, viven en un barrio popular, y probablemente la gente que se acerca también pertenece al pueblo humilde al pueblo sufrido. Han trabajado en la promoción de la Justicia, en la promoción de los Derechos Humanos, que hoy día es una cosa muy viva en el corazón de la Iglesia el defender a los indefensos, a los discapacitados, a la población vulnerable y eso lo han hecho durante toda su presencia las Hermanas y espero que lo sigan haciendo en el futuro.

Demos Gracias al Señor por los 150 años de la Congregación que nació en San Antonio, Texas, y por sus 55 años aquí, en Chimbote, de las primeras en llegar a nuestra Diócesis.

Click aquí para leer las Palabras de Sor Teresa Maya en la Celebración Jubileo 150 CCVI.

Click aquí para leer la Homilía en Lima por Mons. Guillermo Elias Millares, Obispo auxiliar de Lima.

Click aquí para leer más sobre la exposición fotográfica en Chimbote.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.