Una migrante legal en Estados Unidos observa la situación en la Frontera Estados Unidos/México

por Nov 29, 2019¿Qué hacemos?, Blog, Justicia, Paz y Tierra0 Comentarios

La experiencia de Marylou Rodriguez sobre ‘Bold Border Action’

Como originaria de Filipinas y ciudadana de los Estados Unidos, Marylou Rodríguez sentía curiosidad sobre la situación de los migrantes en la frontera de Estados Unidos con México.

Respondiendo a la invitación de Interfaith Coalition para unirse a un grupo que se dirigía a la frontera de Laredo con México, en lo que llamaron ‘Bold, Border Action’, Marylou se encontró rodeada de una variedad de activistas y defensores voluntarios cuyo propósito era centrar la atención en la situación de los migrantes/refugiados en cuestión.

“No era mi primera visita a la frontera”, recordó Marylou, “visité la frontera de San Diego en Tijuana hace seis años. En esa época, la situación ahí estaba libre de problemas; la gente iba y venía, cruzando la frontera de ida y vuelta en forma pacífica, por lo que me pregunté cuál sería la situación en otros cruces fronterizos”.

Hablando de la reunión de Laredo en la Frontera, Marylou compartió que la Interfaith Coalition inició el evento con un Servicio de Oración comunal. Oración india, extraída de la tradición india-americana combinada con música y sonido. El grupo escuchó a ministros religiosos y activistas; varios oradores hicieron presentaciones, mientras que las cartas de algunos de los refugiados encarcelados se leían en público. Un poeta estaba presente para recitar su composición sobre el tema del medio ambiente fronterizo con referencia al «Río y el Muro». Una conmovedora ceremonia de esparcir flores en el río mientras un pastor cristiano recitaba una oración en honor a la vida de los niños perdidos en los cruces.

Al reflexionar sobre lo que se siente al visitar un lugar de encarcelamiento, siendo ella misma una inmigrante, Marylou compartió que “siente por el inmigrante que se ve obligado a abandonar su país por una vida mejor, si no para escapar del peligro y la violencia. Abandonar tu tierra natal puede ser doloroso para empezar, pero había viajado antes por razones profesionales”, comentó. “Durante 23 años, para obedecer la ley, la familia esperó la entrada legal a los Estados Unidos mientras yo entraba legalmente al país a través de redes profesionales”.

Los encarcelamientos por violar la ley al entrar ilegalmente presentan un caso para examinar exhaustivamente las causas subyacentes. Los organizadores de la Caravana, bien pagados para ofrecer falsas perspectivas de esperanza/promesas del sueño americano a las personas desfavorecidas que carecen de la educación y la fe para discernir su curso de acción, junto con los traficantes peligrosos que se enriquecen con las tarifas de transporte de los inmigrantes pobres, son asuntos de grave preocupación y requieren investigación y acción legal.

Un poco decepcionada de no poder cruzar la frontera para involucrarse directamente con los refugiados que sufren, Marylou indicó que hubiera preferido un enfoque “práctico” para ministrar a los que sufren. Ella ve su “desesperanza en que violarían la ley para ingresar a los Estados Unidos, mientras sufren la opresión, el abuso humano y el trato inhumano en el camino, sin mencionar la dolorosa separación de sus hijos conforme enfrentan su propia detención”.

Al observar las causas profundas de la situación, Marylou ve una falta de educación y Fe, abuso de poder por parte de los codiciosos que buscan enriquecerse a costa de los pobres, mientras los llevan por mal camino. Se requiere paciencia con la situación, con la esperanza de implementar leyes en la frontera que aborden la cultura de la situación familiar, especialmente en la separación de una madre de su hijo.

Sobre la cuestión de qué se puede hacer, en el futuro, para mejorar las cosas en la Frontera, dada la situación actual, Marylou primero respondió que “se necesita paciencia, por lo que tal vez la oración y el ayuno” sería un buen lugar para comenzar a curar a los que sufren y son oprimidos. Además, brindar un trato humano y atención médica para los encarcelados y en los albergues infantiles; presionar a las agencias gubernamentales para obtener fondos adicionales según sea necesario; las iglesias cristianas podrían ayudar con los refugios y la atención familiar, junto con el apoyo a Caridades Católicas, las cuales se dedican al cuidado de las personas sin hogar y los migrantes.

Cuando se le preguntó si encontró sorpresas en la reunión, Marylou mencionó su “sorpresa de que nadie habló acerca de los Traficantes/Activistas que se han enriquecido a costa de sus víctimas encarceladas. Es triste que los niños tuvieran que ser victimizados en esta trata y en sus consecuencias.” También expresó sorpresa por la presencia de los pocos residentes de Laredo que asistieron a la reunión de Interfaith, ya que su preocupación ambiental por el “Río y el Muro” fue uno de los temas presentados al inicio del día. Parecería no ser un problema para ellos; la ciudad tiene muchos locales de negocios y el comercio a ambos lados de la Frontera.

En conclusión, Marylou expresó sentir satisfacción sobre su visita a la Frontera. “Ayuda a ampliar tu perspectiva sobre asuntos migratorios desde ambos lados del tema. Mantener una mentalidad abierta te permite involucrarte de una manera más inteligente en tales discusiones, así como a expresar o abordarlas.”

Por: Hermana Mary Carmel Smith.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.