Celebración de la Fiesta de Pentecostés

por Jun 2, 2017Blog, Liturgia0 Comentarios

"Lord, send out your Spirit, and renew the face of the earth." | Jean II Restout, Pentecôte, 1732

Señor, envía tu Espíritu, y renueva la faz de la tierra.

Cuando Jesús se les apareció a sus apóstoles después de haber resucitado de entre los muertos, prometió que después de su Ascensión al cielo, les enviaría al Espíritu Santo sobre ellos para enseñarlos y fortalecerlos para su ministerio.

San Lucas cuenta lo que sucedió el Día de Pentecostés:

«Cuando llegó el día de Pentecostés, todos estaban reunidos en un mismo lugar. Y de repente, un estruendo como un fuerte viento que soplaba vino del cielo y llenó toda la casa en la que estaban. Entonces les aparecieron lenguas como de fuego, las cuales se separaron y se posaron sobre cada una de ellos. Y todos ellos se llenaron del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes, como el Espíritu les permitió proclamar.

Ahora había judíos devotos que permanecían en Jerusalén de todas las naciones bajo el cielo. Hecho este estruendo, se reunieron en una gran multitud, pero estaban confundidos porque cada uno los oía hablar en su propia lengua.

Estaban atónitos y con asombro preguntaron: «¿No son galileos todas estas personas que hablan?» Entonces, ¿cómo cada uno de nosotros los escucha en su lengua materna? Somos partos, medos y elamitas, habitantes de Mesopotamia, Judea y Capadocia, Ponto y Asia, Frigia y Panfilia, Egipto y los distritos de Libia cerca de Cirene, así como los viajeros de Roma, tanto judíos y convertidos al judaísmo, como cretenses y árabes, pero los oímos hablar en nuestras propias lenguas de los poderosos actos de Dios.»

FUENTE: 1 HECHOS 2:1-11

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

¡Ven, Espíritu Santo, ven! Y desde tu hogar celestial
¡Derrama un rayo de luz divina! ¡Ven, Padre de los pobres!
¡Ven, fuente de toda nuestra existencia! Ven, brilla dentro de nuestro pecho.
Tú, de los consoladores, el mejor; Tú, el huésped más acogido del alma;
Dulce refresco aquí abajo; en nuestro trabajo, el descanso más dulce;
Agradecido frescor en el calor; consolación en medio de la aflicción.
Oh bendita Luz divina, brilla en estos corazones tuyos,
¡Y nuestro ser íntimo se llena! Donde no estás, no tenemos nada,
Nada bueno en acción o pensamiento, nada libre de impureza del mal.
Cura nuestras heridas, renueva nuestra fuerza; en nuestra sequedad vierte tu rocío;
Lava las manchas de culpa: doblega el corazón obstinado y la voluntad;
Derrite lo congelado, calienta el frío; guía los pasos que van por mal camino.
Sobre los fieles que adoran y te confiesan eternamente
En tu séptuplo descender; dales recompensa segura a la virtud;
Dadles vuestra salvación, Señor; dales alegrías que nunca terminan. Amén.

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos el fuego de tu amor. ¡Aleluya!


Fuente: Liturgia de Pentecostés.

Imagen del encabezado: «Señor, envía tu Espíritu, y renueva la faz de la tierra». | Jean II Restout, Pentecôte, 1732.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.