Domingo de Ramos

por Abr 4, 2020Blog, Liturgia, Reflexiones0 Comentarios

Por Adriana Calzada, CCVI

Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén sabiendo bien el riesgo que corría. Hoy, podemos entender esta decisión que fue el paso previo a su condena, desde la reconciliación en este camino que hemos venido recorriendo. Jesús tiene la capacidad, sostenida por su Padre, de reconciliarse con la verdad, con su realidad y con sus consecuencias. Es en este proceso en donde él es capaz de asumir y caminar. Hoy, a nosotras nos toca reconciliarnos con la nueva realidad que estamos viviendo en nuestro mundo. Si somos capaces de abrazarla profundamente, entonces nos será más fácil caminarla. No desaparecerán por completo la enfermedad, el miedo, la ansiedad, el aburrimiento o la muerte, pero lograremos comprender que esto es lo que nos está tocando vivir y al igual que Jesús, podremos decir “sí, aceptamos este camino y lo vamos a recorrer” de la mano de nuestro Padre quien nos conforta y abraza.

Click aquí para leer más reflexiones sobre la Cuaresma y el Camino a la Reconciliación.

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.