El liderazgo perdurable de las mujeres, Oxford 2019, por S. Pauline Nugent

por Ene 29, 2020Blog, Educación, Nuestras historias0 Comentarios

Nuestra Hermana CCVI, Pauline Nugent, profesora de lenguas clásicas en Missouri State University, fue invitada a Oxford, Inglaterra, para dar una presentación sobre el tema del liderazgo femenino.

El perdurable liderazgo de las mujeres

Oxford 2019

Por S. Pauline Nugent, CCVI.

En un momento de la historia humana en el que las redes sociales prestan especial atención a los roles y talentos del género femenino, esta Conferencia de Oxford sobre la Mujer ofrece un destello oportuno de esperanza a medida que intercambiamos palabras y actos de sabiduría de mujeres ejemplares anteriores, las cuales nos pueden inspirar para buscar soluciones para dos problemas dominantes que enfrenta el presente siglo. Estos temas tan apremiantes se refieren a la destrucción flagrante de la Madre Tierra con su biodiversidad, y al desprecio cruel por la vida humana tal como se evidencia en el trato hostil hacia las personas migratorias. Comencemos con algunos ejemplos de mujeres inspiradoras de una amplia variedad de siglos pasados, quienes practicaron un liderazgo femenino perdurable y sirvieron como fuentes de inspiración personal y valentía inquebrantable en momentos de la historia cuando las mujeres eran borradas en gran medida de las crónicas de los tiempos. Sin embargo, el ejemplo central para esta discusión será una mujer extraordinariamente dotada que dominó el mundo intelectual, espiritual y político del siglo XII, y que actualmente está experimentando un verdadero renacimiento desde las últimas décadas del siglo XX y hasta nuestros días. Su nombre es Hildegard de Bingen.

Nuestros primeros ejemplos del extraordinario poder e influencia femenina provienen de la tradición hebrea. El Libro de Jueces, (cap. 4 y 5), contiene la historia de Deborah, quien se desempeñó como juez en Israel. Ella es descrita como la mujer que administraba justicia en nombre de Dios. En ese papel, le dio la orden al líder militar Barac de marchar y someter a los enemigos de Israel. Pero él le respondió: “Si tú fueres conmigo, yo iré; pero si no fueres conmigo, no iré, porque no sabré cómo elegir el día en que el ángel del Señor me dará el éxito”. Ella respondió: “Iré contigo entonces; mas no será tuya la gloria de la jornada que emprendes, porque en mano de mujer venderá el Señor al enemigo”. Y levantándose Deborah fue con Barac; y diez mil hombres marcharon detrás de él mientras Deborah marchaba a su lado. El Libro de Jueces, Capítulo 5, celebra esta victoria cantando.

Otro ejemplo hebreo proviene del Segundo Libro de Reyes, Capítulo 22. Hilcías, el sumo sacerdote y su escriba Safán hallaron un Libro de la Ley en el Templo y se lo leyeron al Rey Josías. El Rey luego les ordenó consultar al Señor en nombre de sí mismo y del pueblo. Hilcías, Ahicam, Acbor, Shafán y Asaías (los cinco hombres principales en la corte de Judá) fueron a visitar a Hulda, la profetisa, quien interpretó el contenido de la Ley para ellos. En ambas historias, la mujer es vista como una figura de sabiduría y como intermediaria entre Dios y la humanidad. Esta es también la situación en el mito griego de Apolo en Delfos. El dios entrega su mensaje a la sacerdotisa, el Oráculo, quien comunica el contenido al sacerdote en un lenguaje enigmático. Luego, el sacerdote interpreta el mensaje en texto puro y da una respuesta al investigador que buscó la sabiduría del dios para resolver los principales problemas del día. En los tres casos, es la mujer la que está en contacto directo con la fuente espiritual.

Pero los ejemplos inspiradores de mujeres influyentes no se limitan a los tiempos bíblicos o al pasado pagano. La Edad Media ofrece un ejemplo inspirador en la persona de Catalina de Siena, quien vivió en el siglo XIV y que ordenó al Papa regresar a Roma desde su refugio en el exilio en Aviñón. Dos siglos después, Teresa de Ávila, una noble española del siglo XVI, emitió directivas severas y formuló un plan estratégico que condujo a la renovación de la tradición Carmelita, una forma de vida que existe y florece incluso hasta el día de hoy.

En los tiempos modernos, podemos señalar a la Madre Teresa de Calcuta, a quien se le otorgó el Premio Nobel en 1979 por sus audaces y heroicos esfuerzos para aliviar a la humanidad que sufre en los barrios bajos de Calcuta. También tenemos el ejemplo de la Hermana Helen Prejean en la presente década, quien hizo una fuerte campaña contra la Pena de Muerte y cuyo heroísmo se retrata en la película: Dead Man Walking (Pena de Muerte, protagonizada por Susan Sarandon).

Ahora dirigimos nuestra atención hacia la heroína del siglo XII, Hildegard de Bingen (1098-1179), conocida como la Sibila del Rin, que sirve como el ejemplo central del empoderamiento femenino para las discusiones actuales. Hildegard fue prontamente declarada Doctora de la Iglesia el 7 de octubre de 2012, siendo la cuarta mujer en más de 2000 años en la Historia de la Iglesia en recibir esta distinción. Este extraordinario honor significa la excepcional participación y asistencia de una persona en el desarrollo y discusión de ideas teológicas y doctrinas de la Iglesia. Fue esta distinción singular la que alertó mi atención sobre Hildegard y provocó que yo hiciera mi exploración de su resurgimiento generalizado en las últimas décadas del siglo XX y que aún continúen hasta nuestros días. Docenas de libros, documentales, grabaciones de sus canciones y la galardonada película Visión de 2009 comparten su historia con una nueva generación. Incluso el distinguido y capacitado Neurocirujano de Oxford, el Dr. Oliver Sachs, la mencionó en su libro sobre la Migraña. De hecho, el trabajo más reciente para entrar en escena, Una Mujer de Luz: El Descubrimiento de Hildegard de Bingen escrito por Lyn Doucet, acaba de llegar al mercado a principios de este mes, julio de 2019.

Hildegard fue una mujer extraordinaria y talentosa, excepcionalmente creativa en una amplia variedad de áreas tales como ciencias naturales, ecología, teología, música, arte y medicina. Ella creía firmemente en sus propios poderes creativos, y a menudo asociaba la creatividad con las mujeres, nombrándolo nuestro «poder ecológico», el cual ella vio como un reflejo de la vitalidad y fertilidad de la naturaleza en frutas, flores y campos. Ella creía que si el alma femenina fuera reprimida, toda la vida se vería afectada y finalmente se secaría.

Tal como fue el caso de San Agustín en el siglo V, y con Martín Lutero en el siglo XVI, Hildegard también es vista como una líder poderosa no solo para su propio tiempo (el siglo XII) sino también por su impacto en las generaciones futuras. En el Prólogo del libro de Nancy Fierro, Hildegard de Bingen y su Visión del Femenino, la Dra. Anne Eggebroten explica la popularidad de las obras de Hildegard diciendo que “se debe a la riqueza que ofrecen a un mundo seco por razones de dominio tecnológico y masculino”. “Hildegard nos da una idea de la presencia íntima de Dios, no un Dios masculino de castigo, sino un Divino Femenino en el que vivimos y nos movemos como bebés en un útero cósmico en la tierra”. La historiadora estadounidense de origen austriaco, Gerda Lerner, ofrece un resumen apropiado de la importancia de Hildegard cuando escribe: “La vida de Hildegard de Bingen ejemplifica el avance de una genio femenina que logra crear un papel completamente nuevo para ella y para otras mujeres, sin aparentemente violar los confines patriarcales dentro de los cuales ella funciona”. La carrera de Hildegard como abadesa de dos comunidades de mujeres la puso en conflicto con un abad misógino a quien manejó con una estrategia digna de un general militar. Ella quería más independencia para ella y para sus Hermanas de la que el arreglo con el Abad sugería que le permitiría. Hildegard también estaba en contacto con las principales figuras de la época, incluidos los Papas, Eugenio III y Atanasio; y Frederick Barbarroja, el emperador del Sacro Imperio Romano, quien había buscado su consejo anteriormente y cuya protección imperial había asegurado para su monasterio. No es una persona que se aleje del conflicto o juegue con la verdad, Hildegard reprendió al Emperador cuando apoyó a tres antipapas. También se hizo amiga íntima de San Bernardo de Claraval, una figura destacada en el círculo eclesiásticos del siglo XII, quienes le ayudaron a avanzar en su trabajo y que obtuvieron la aprobación papal para documentar sus visiones como auténticas revelaciones del Espíritu Santo. Ella había estado recibiendo visiones desde la edad de 3 años. Pero cuando se le indicó en una visión que escribiera estas experiencias, no lo hizo por timidez y miedo a las críticas. Como resultado, ella cayó gravemente enferma y solo se recuperó cuando finalmente obedeció la orden.

Una escritora talentosa y creativa, produjo una gran variedad de escritos sobre una amplia variedad de temas. Entre otros, hay tres volúmenes de teología visionaria que cubren toda la historia de la Creación, la Redención y el Juicio Final.

  1. Scivias (Conoce los caminos): un diario de sus 26 visiones que concluye con la Sinfonía del cielo, una versión temprana de sus composiciones musicales.
  2. El Libro de las Recompensas de la Vida: discusión de la vida moral en la forma de una confrontación dramática entre los vicios y las virtudes.
  3. Libro de las Obras Divinas: una explicación del Prólogo del Evangelio de Juan.

En los tres volúmenes, Hildegard describe sus visiones, así como sus interpretaciones de su contenido teológico. Más tarde, estas obras proporcionarían el contenido teológico que la llevó a ser nombrada Doctora de la Iglesia en 2012. Además, compuso entre sesenta y setenta composiciones musicales, uno de los mayores repertorios entre los compositores medievales. Su Orden de las Virtudes es el drama musical existente más antiguo conocido. En sus obras musicales, Hildegard utilizó repetidamente el término «viriditas» o «verdor» como una expresión terrenal de la vitalidad y fertilidad celestiales, siendo el verde su color favorito.

Sus escritos médicos y científicos provienen de su experiencia en el jardín del monasterio, su servicio en la enfermería y su amplia lectura en la biblioteca del monasterio. Ella catalogó su teoría y práctica en dos trabajos: Physica, la cual describe las propiedades médicas de varias plantas, peces, animales, etc., y Causas and Curas, la cual explora cómo el cuerpo humano se relaciona con el resto del mundo natural. Ella enumeró las causas y curas de diferentes enfermedades, quemaduras, fracturas, dislocaciones, etc. Sus libros de medicina son históricamente significativos ya que las áreas de la medicina medieval no están bien documentadas simplemente porque las mujeres, las principales practicantes, rara vez escribían en latín. Hildegard enfatiza repetidamente la conexión entre la “salud verde” del mundo natural y la salud holística de la persona humana. Se pensaba que “Viriditas” sostenía a los seres humanos con buena salud y podía manipularse ajustando el equilibrio de los cuatro humores antiguos del cuerpo ya que, como explicó, el desequilibrio provocaba enfermedades y dolencias.

Si bien Hildegard probablemente aprendió latín simple con su instrucción religiosa como hermana dominicana, es muy improbable que haya recibido instrucción sobre la base de la educación de la Edad Media, es decir, el Trivium: gramática, dialéctica, retórica y Quadrivium: aritmética, geometría, astronomía, música. Sin embargo, ella participó en la predicación, escribiendo libros y cartas, compuso poesía y música, y poseía un conocimiento enciclopédico. Fue importante como oradora e ignoró la prohibición de la participación social de las mujeres y la interpretación de las Escrituras. La predicación pública de una mujer, incluso una abadesa bien conectada y una profeta reconocida, no se ajusta al estereotipo de su tiempo. Pero, por invitación del emperador, Frederick Barbarroja, Hildegard, que ya tenía más de 60 años y casi a principios de sus 70, predicó públicamente en Alemania entre 1160-1170, realizó cuatro giras, visitó más de 20 ciudades y se dirigió a ambos, al clero y a laicos tanto en entornos públicos como en privados, principalmente denunciando la corrupción clerical y llamando a la reforma de la iglesia. ¡Un problema muy moderno!

Su particular relevancia para el siglo XXI proviene en gran parte del hecho de que amaba a la Madre Tierra con una pasión profundamente femenina y tenía un profundo respeto por las personas como la corona de la creación. Para Hildegard, la Tierra era un organismo vivo que contenía las fuerzas vitales que animaban toda la vida. El amor y la reverencia por la Madre Tierra fueron temas centrales en sus escritos. Para citar sus palabras: “La tierra sostiene a la humanidad; no debe ser lastimada; no debe ser destruida.” Ella veía a todos los elementos de nuestro mundo como participantes en el coro de la creación, ya sea la luz del rayo de luna, la gracia de un cisne o la fragancia de una flor; todos eran parte del coro de La creación, y la Creación, dijo, es la canción de Dios. Estar fuera de sincronía con la armonía y la fertilidad de la creación, en su visión del mundo, era negar la fuerza divina que da vida a nuestro cuerpo y espíritu. Ella vio el color verde como una fuerza que nutre continuamente a la tierra y a todos sus habitantes. Ella fue muy clara al reconocer a los humanos no como algo separado de la naturaleza, sino más bien como una parte integral de la naturaleza. Admiraba la espléndida maravilla del mundo y vio una base divina que sostenía la tierra y todo el cosmos y explicó repetidamente a la Creación como la canción de Dios. Al dirigirse a sus monjas, una vez dijo: «La tierra suda el poder germinador de sus propios poros». Le pidió a sus monjas que prestaran mucha atención a los ritmos de la naturaleza porque guardan el secreto de nuestro bienestar físico y de la vitalidad de nuestra vida interior. Ella los instó a convertirse en socios del mundo natural, pidiendo a todos a co-crear para que podamos cultivar lo terrenal y así crear lo celestial. Aquí yace el marcado contraste entre lo místico del siglo XII y el liderazgo político del siglo XXI. Ella vio la necesidad de trabajar cooperativamente con la naturaleza, pero por desgracia, pocos en posiciones de liderazgo del siglo XXI parecían estar escuchando a los profetas de las advertencias científicas antiguas o recientes. Los cambios climáticos de hoy en día: el aumento del nivel del mar, la disminución de los ecosistemas y la destrucción de múltiples especies han llevado a la Madre Tierra y a sus hijos al borde de la extinción. No solo eso, sino que el desprecio descarado e insensible por la vida y la dignidad humanas hoy en día, especialmente con respecto a los pueblos inmigrantes, pero fácilmente extendido para incluir a los seres humanos en general, forman un desafortunado corolario de la destrucción de la Madre Tierra.

Hildegard ha de hecho regresado al siglo XXI porque las mujeres necesitamos su valiente ejemplo para desafiarnos a reconocer y resolver los problemas letales de la vida y la muerte que se ciernen cada vez más sobre el horizonte del siglo XXI. Solo el poder «verde» de las mujeres puede ayudar a detener este desastre antes de que se complete la devastación de la vida y el planeta.

Esta Conferencia de verano de Oxford sobre el Empoderamiento y el Liderazgo de las Mujeres es un llamado de atención a todas las mujeres de todas partes para detener la inundación de destrucción de personas y del planeta antes de que sea demasiado tarde. Que las palabras de un poeta irlandés que utilizó su pluma para instar a un donante renuente a contribuir a una causa digna, nos inspiren y nos envalentone a actuar con la misma urgencia y compromiso, así como nosotros:

Eleva tu vista a los ojos del sol y dale

Lo que el corazón exuberante llama algo bueno

Que algún nuevo día se respire mejor

Porque tú diste, algo que ellos no darían,

Las ramitas adecuadas para un nido de águila.

William Butler Yeats

APÉNDICE

Estas son referencias útiles, tal como se enumeran en la Bibliografía de Nancy Fierro, para cualquiera que desee familiarizarse con la vida y el trabajo de Hildegard de Bingen:

Libros sobre Hildegard:

  • Fiona Bowie y Oliver Davies, Hildegard de Bingen: Escritos Místicos, Nueva York: Crossroads, 1990.
  • Sabrina Flanagan, Hildegard de Bingen: Una vida Visionaria. Nueva York: Routledge,1989.
  • Matthew Fox, O.P., Iluminaciones de Hildegard de Bingen. Santa Fe: Bear and Co., 1985.
  • Barbara Newman, Sabiduria de Hermana. Berkeley: Editorial de la Universidad de California, 1987.
  • Drs. Wighard Strehlow y Gottfried Hertzka, La Medicina de Hildegard de Bingen. Santa Fe: Bear and Co., 1988.
  • Ingeborg Ulrich, Hildegard de Bingen: Mística, Curadora, Compañía de Ángeles.  Traducción por Linda M. Maloney. Minnesota: La Editorial Litúrgica, 1990.

Artículos sobre Hildegard:

  • Jan D. Bent, “Hildegard von Bingen”, El Nuevo Diccionario Boscoso de Música y Músicos. Sexta edición, editado por Stanley Sadie. Londres: Macmillan, 1980.  (Vol. 8. 553-556).
  • Barbara L. Grant, “Cinco Canciones Litúrgicas por Hildegard von Bingen (1098-1179),” en Signos: El Diario de las Mujeres en la Cultura y la Sociedad, 5 (1980), 557-567.
  • Bruce W. Hozeski, “La Orden de las Virtudes de Hildegard von Bingen: La Primera Obra de Moralidad”, en La Reseña Benedictina Americana, 26 (1975), 251-259.
  • Bernard W. Scholtz, “La Naturaleza de la Mujer de Hildegard de Bingen”, en La Reseña Benedictina, 31 (1980), 377.

 

Click aquí para ver el Programa del Oxford Women’s Leadership Symposium, Oxford 2019.


En la fotografía del encabezado: Hermana Pauline Nugent.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.