Renovamos Votos ante el Umbral de una Nueva Época

por Ago 14, 2020¿Qué hacemos?, Blog, Nuestras historias2 Comentarios

¡Alabado sea el Verbo Encarnado!

15 de agosto de 2020.

Queridas Hermanas:

“Yo estoy por hacer algo nuevo;  ya está germinando, ¿no se dan cuenta?”  -Isaías, 43,19

Hoy renovamos nuestros votos.  Hoy recordamos que aceptamos vivir la Misión CCVI como Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado para siempre, pase lo que pase.   Renovar el día de hoy cobra un sentido distinto.  Renovamos votos en el primer año después de nuestro Jubileo Congregacional, al inicio de una nueva etapa para nuestra Congregación.  Renovamos votos en medio de una crisis mundial acelerada por la pandemia, pero que se venía anunciado hace tiempo.  Nos encontramos con toda la humanidad en un momento liminal, ante un umbral.

Renovamos votos en el umbral del cambio de época.  Sabemos que lo que viene será distinto: invitará a nuevas integraciones, obligará una reestructuración de nuestra vida congregacional, una resignificación de nuestra Misión y Carisma.  Sabemos que lo que viene transformará nuestra forma de entender la convivencia social y la participación política.  Sabemos que lo que viene obliga a la profundidad espiritual a la que nos sabíamos llamadas hace tiempo; que nos invita a reconocer que la fe es la sustancia de la esperanza.  Por eso, esta renovación es diferente, porque nos exige aceptar la transformación que viene con el mismo fervor de nuestros primeros votos, con la misma entrega y alegría.

Hermanas, renovamos nuestros votos en un momento coyuntural para la humanidad y para nuestra Congregación encarnada en ella.  Renovamos desde la comunidad, como cuerpo congregacional, porque aceptamos hace mucho que “nadie se salva sola” y porque queremos vivir nuestro compromiso en esta comunidad que es nuestra Congregación.  Renovamos desde la fe, porque sabemos que sólo podremos cruzar el umbral si aceptamos acompañar a Jesucristo.  Renovamos desde la caridad, porque desde nuestro primer SI, nos comprometimos a ser las manos y el corazón de Jesús para las personas más vulnerables en nuestros entornos.

Hoy agradezco a cada Hermana de la Caridad del Verbo Encarnado el valor con el que renueva su compromiso de vivir el celibato, la pobreza y la obediencia en comunidad de cara a la transformación que sucederá cuando crucemos el umbral.

A nombre del Equipo General de Liderazgo, reciban nuestra oración y agradecimiento.

 

2 Comentarios

  1. Avatar

    Queridas Hermanas del EGL gracias por este hermoso mensaje, estiempo de ser profetass del amor y de la esperanza. Dios las bendiga.

    Responder
    • Amormeus

      Agradecemos mucho sus palabras y su apoyo, Sor. ¡Bendiciones!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *