El Misterio de la Encarnación es el Fundamento de nuestra Vida

por Mar 25, 2021¿Qué hacemos?, Blog, Liturgia, Reflexiones0 Comentarios

25 de Marzo de 2021- Fiesta de la Anunciación

Reflexión de Sor Teresa Maya

¡Alabado sea el Verbo Encarnado!

Nuestra Congregación reconoce el “Misterio de la Encarnación como el fundamento de nuestro carisma, de nuestra vida y de nuestra espiritualidad” (Constituciones CCVI, No.2)

Hoy, nos reunimos para celebrar el llamado a vivir ese misterio. Hoy, mi corazón está sobrecogido por el gozo de ver gente en esta Capilla del Verbo Encarnado, pero también porque por primera vez gracias a la magia de la tecnología están presentes con nosotras personas de toda la Familia del Verbo Encarnado. Gracias por estar aquí.

Hoy, las y los invito a reflexionar sobre el Misterio de la Encarnación y lo que significa para nuestra Familia Congregacional usando tres imágenes, me deleita que la tecnología lo permita, y les pido paciencia por esta licencia litúrgica.

Reflexionando sobre lo que la Encarnación ha significado este año de múltiples pandemias, este año de retos, y pérdidas, y de sed de justicia, creo que necesitamos empezar con la creación. Mi primera imagen es una foto que tome el día que firmamos el acuerdo de conservación para Headwaters, en San Antonio. Después de la firma, invité a las Hermanas con las que vivo a visitar Headwaters, y simplemente respirar lo que esto significaba para nuestra Congregación, para la ciudad, y para nuestra casa común.

La naturaleza nos recuerda que todas las cosas y todas las personas estamos conectadas. La naturaleza restaura el equilibrio en nuestras vidas. La naturaleza nos ha ayudado todo este año. Muchas y muchos de nosotros hemos aprovechado una caminata en el bosque, una pequeña planta, o el árbol afuera para recordar que Dios espera que todas las personas estemos conectadas, y que todo lo que hacemos tiene un impacto en otra parte. Apreciar la sacralidad de toda la Creación- de cada ser humano, de nuestra casa común es honrar la opción de Dios en la Encarnación, es la opción de Dios para caminar entre nosotras, entre nosotros, para mantenernos conectados, involucrados, y en constante Encuentro.

La Virgen de la Anunciación, pintada por Antonello da Messina

 

Mi segunda imagen, es la pintura de la Anunciación de Antonio de Messina. Hoy, el Evangelio nos recuerda que la Encarnación sucedió en una conversación. La Encarnación es un diálogo permanente y hermoso entre Dios y su pueblo. El Ángel y María tienen una conversación. La pintura nos muestra a María, sus manos dicen mucho, una mano parece estar diciendo: “¿Cómo puede ser esto? Déjame pensar sobre esto” o “espera”, mientras la otra mano parece decir “a mí, me estás hablando a mí”. Las manos de la pintura hacen eco de las palabras de nuestra Carta Fundacional, el Obispo Dubuis… llamó a nuestra Congregación diciendo “Nuestro Señor Jesucristo espera el alivio de sus manos”, nuestras manos. Somos parte de la Conversación de la Anunciación… “¿Cómo puede ser esto?… ¿me hablas a mí?”— Hoy el Evangelio nos recuerda que Dios necesita nuestras manos para que el misterio de la Encarnación se siga desplegando.

Y… mi última imagen es muy nueva, viene del programa del espacio con la misión a Marte. Mientras las pandemias nos azotaban con el oleaje del mar del caos, algunos de nuestros científicos y científicas estaban enfocados en la misión a Marte.  Recientemente, aprendí que el vehículo terrestre que está enviando imágenes impresionantes de Marte se llama PERSEVERANCIA, y que el helicóptero que lanzará esta semana se llama INGENIO.

Ilustración del helicóptero Ingenuity de la NASA volando en Marte.

¡Qué nombres tan astutos! ¡Una verdad profunda!  No puede haber creatividad, imaginación, posibilidad, en resumen, ingenio, sin perseverancia.  Este año ha probado nuestra perseverancia, y como consecuencia hemos visto mucha creatividad, posibilidad, y oportunidad. Nuestros ministerios aquí hoy son testimonio de eso.

Cuando era una “monjita chiquita” aprendí la “Oración de la perseverancia”. Las Hermanas piden todos los días perseverar en su amada vocación. Hoy, pido por la perseverancia para toda nuestra Familia del Verbo Encarnado, para que podamos lanzar nuestro ingenio para la misión.

Hemos sido llamadas, llamados, por el Amor, para ser amor.  Espero que lo hagamos con perseverancia e ingenio.

Alabado sea el Verbo Encarnado.  ¡Feliz Fiesta a todos y todas!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.