Una Crisis inesperada invita a la Generosidad y Restaura la Esperanza

por Ago 1, 2017¿Qué hacemos?, Blog, Prensa0 Comentarios

Unexpected Crisis Invites Generosity and Restores Hope

Durante el mes de marzo de este año, Perú vivió una de las inundaciones más destructivas de su historia. Más de 100 personas murieron y más de 1000 resultaron heridas. Se estima que cerca de 700,000 familias perdieron sus hogares.

Las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado, prestando sus servicios en Chimbote Perú, una ciudad ubicada en la costa norte por más de 50 años, de repente están entre las que figuran como las más afectados por la tragedia. Aunque todas las zonas costeras han sufrido daños, los estados de Piura, Trujillo y Chimbote quedaron totalmente aislados después de que las inundaciones barrieran los puentes y caminos. Incluso los sistemas de comunicación y bancarios se vieron afectados durante varios días. Una crisis inesperada, pero una que tenía que enfrentarse.

¡La respuesta fue inmediata desde los Estados Unidos y México! La Congregación, consciente de la necesidad inmediata de agua, alimentos y suministros básicos de higiene, organizó en línea y en persona llamados verbales para donaciones en este momento de crisis. Las donaciones se hicieron directamente a las oficinas de la Congregación tanto en Estados Unidos como en México.

 

Unexpected Crisis Invites Generosity and Restores Hope

 

Gracias a la respuesta inmediata de tantas personas maravillosas como tú, en pocos días se habían hecho arreglos por medio de Christus Muguerza en Monterrey, México, para que la Policía de Lima proporcionara transporte de cinco toneladas de agua, alimentos y suministros para su distribución a los más desamparados y necesitado en Chimbote. Las escuelas de México organizaron y presentaron un llamado para donaciones. En cuestión de días, las Hermanas y el personal de nuestros ministerios en Chimbote estaban experimentando alivio causado por su generosidad!

A pesar de que el acceso a Chimbote fue severamente cortado y afectado por las aguas de las inundaciones, la Clínica Santa Clara y el Hospicio Santiago Apóstol siguieron prestando la debida atención a sus pacientes y al mismo tiempo, accediendo, planificando y ejecutando planes de distribución para satisfacer las necesidades de la gente de la zona.

 

Unexpected Crisis Invites Generosity and Restores Hope

 

Hasta la fecha, muchos han sido ayudados a través de la distribución de paquetes de alimentos enlatados, productos de higiene, agua potable y servicios de equipos médicos y psicológicos que llegan a las comunidades rurales circundantes también aisladas y sin cuidado y atención. Las clínicas médicas continuarán hasta el mes de junio con la asistencia de equipos de médicos y equipos de apoyo de CHRISTUS Health de México, Chile y Columbia.

La reconstrucción de la infraestructura llevará tiempo, pero por lo pronto se ha prestado atención inmediata. ¡La vida de estas personas ha sido tocada por tu generosidad!

Muchos perdieron todo. Tu apoyo ha restaurado la esperanza, dando valor y energía a muchos para comenzar de nuevo. ¡Mil gracias!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.