¿Para qué sirve un retiro vocacional?

por Feb 10, 2017Blog, Vocaciones2 Comentarios

What is the Purpose of a Vocational Retreat?

Casi todos hemos escuchado que vivir es saber elegir. Y no es una exageración; diariamente tomamos decisiones que impactan para bien o para mal en nuestras vidas y las de quienes nos rodean.

¿Me levantaré de la cama a tiempo?, ¿o tarde? ¿Ayudaré a quien me necesite? ¿Me mantendré indiferente? ¿Adoptaré una actitud positiva? Cada día respondemos a preguntas como éstas y actuamos en consecuencia, aunque la mayoría de las veces lo hagamos de manera inconsciente.

Pero hay etapas cruciales que nos presentan decisiones de mayor alcance, como cuando somos jóvenes y debemos elegir a qué nos vamos a dedicar y cómo vamos a vivir el resto de nuestra vida. En esta encrucijada, es vital que seamos capaces de escuchar y discernir, es decir, saber qué es lo que quiere Dios para nosotros y qué debemos hacer para convertirnos en personas plenas.

Esta elección es lo que llamamos “vocación”: la inclinación o interés que sentimos para dedicarnos hacia una determinada forma de vida o trabajo.

A veces, nuestro llamado vocacional nos lleva a desear fervientemente dedicar nuestra existencia de forma total a Él; en otros casos, identificamos caminos distintos para seguir Su inspiración, participar en la creación y cumplir la misión que tiene para nosotros.

La oportunidad de hacer un alto en el camino para escuchar y reconocer nuestro llamado es precisamente lo que nos ofrece un retiro vocacional. Se trata de un espacio para el discernimiento a través de la comunicación con Dios, con nosotros mismos y con nuestros semejantes.

A través de charlas formativas, espacios de oración, dinámicas de reflexión, juegos y la convivencia con otras personas, llegamos a conocer mejor nuestras propias inquietudes, capacidades y motivaciones. De esta manera, adquirimos herramientas para tomar una decisión acertada.

Estas jornadas nos ayudan a trazar nuestro plan de vida, profundizar nuestro llamado y conocer la voluntad de Dios; nos permiten también clarificar qué esperan los demás de nosotros y, sobre todo, qué esperamos de nosotros mismos. De hecho, la palabra “vocación” significa llamado. Es un diálogo en el que Dios llama y el ser humano escucha, pues cada vida es tan única e irrepetible como la misión que nuestro creador tiene para cada uno de nosotros.

Vale la pena recordar que la vocación es un don de Dios, pero también una tarea que debemos realizar.

Cuando discernimos que nuestra vocación es religiosa, significa que estamos dispuestos a dejarlo todo para seguir a Dios de tiempo completo, comprometiéndonos a llevar una vida pobre, obediente y casta, y a decir como Cristo:

“He aquí, Padre, que he venido para hacer tu voluntad” (Heb. 10, 9).

Y en caso de otras vocaciones – cualesquiera que sean- también estaremos llamados a seguir a Cristo, viviendo con esperanza y siguiendo los preceptos de la fe, para contribuir a hacer tangible el Reino de Dios en la tierra.

Al final, sea cual sea el camino que al que estemos llamados, seguirlo con confianza y alegría nos permitirá llegar al final de nuestros días con la satisfacción de haber tenido una vida plena y feliz.

2 Comentarios

  1. Avatar

    Quisiera tomar un retiro vocacional,tengo ya 51 años de edad,necesito que me ayuden a tomar un retiro vocacional,dónde puedo acudir les hablo del estado de México, Ecatepec de Morelos,

    Responder
    • Amormeus

      ¡Hola Carlos! ¡Gracias por escribirnos! Te sugerimos que te acerques a la parroquia más cercana para que te orienten y te brinden más información.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *