SÚMATE 2022 llegó a su fin

por Sep 5, 2022Blog, SURGE0 Comentarios

Nuestro proyecto concurso SÚMATE 2022 llegó a su fin. Tuvimos la oportunidad de tener un encuentro con el equipo ganador CAMYF, que participando con la elaboración de un Biohuerto en una zona de pobreza y pobreza extrema, concientiza sobre el cuidado de la tierra en el Asentamiento Humano “Nuevo Paraíso” en Nuevo Chimbote, Ancash (Perú).

Las jóvenes del equipo CAMYF nos acogieron y nos compartieron sus aprendizajes de la experiencia, tanto del trabajo en equipo como de la importancia que envuelve este proyecto. Ariana -CAMYF nos dijo:

“Me siento orgullosa de ver los frutos que obtuvimos, fue un gran trabajo en equipo y estamos dispuestas a seguir y ver que otras personas también puedan replicar este proyecto en sus centros poblados”.

Estas jóvenes nos demuestran cómo Dios se hace presente a través de nuestras acciones.

Uno de los grandes retos durante el proceso de cuidado de semillas sembradas, fue la escasez de agua en el centro poblado Nuevo Paraíso que aun no cuenta con agua y desagüe, la población del lugar se enfrenta a la misma situación. Se puso en marcha el plan de realizar el goteo solar, técnica de riego ecológica dirigida a lograr un aprovechamiento óptimo del agua que emplea la energía del Sol como elemento motor del proceso del destilado y movimiento del agua.

¿Cómo fue posible encontrar tantos frutos en este lugar que solo está rodeado de arena?

Esto no fue impedimento para ver florecer la vida y ver crecer frutos, encontramos cebollas, papas, camotes, caihua, hortalizas, frutas, distintas hierbas y plantas ornamentales. Todo esto gracias al compost, fertilizante natural que puede obtenerse utilizando como base, diferentes tipos de componentes orgánicos luego de pasar un proceso de descomposición.

El impacto generado en los vecinos del lugar fue formidable, ya que se coordinan para el cuidado del Biohuerto y también pudimos apreciar cómo otros vecinos en la puerta de sus hogares ya elaboraban sus propios jardines.

Estas jóvenes nos demuestran que no solo se trata de decir que debemos cuidar nuestra creación, sino de actuar y demostrar que el cambio se puede generar partiendo de algo pequeño. La invitación de amar y cuidar nuestra tierra es para todas y todos, es nuestra responsabilidad.

Regresamos de la visita con el aprendizaje que amar es sinónimo de cuidar y proteger.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.