Fiesta de Nuestra Señora del Rosario

por Oct 6, 2017Blog, Liturgia0 Comentarios

“Un día, con el Rosario y el Escapulario, salvaré al mundo”.  (Santísima Virgen María)

CÓMO REZAR EL ROSARIO:

EN EL CRUCIFIJO DECIR EL CREDO:

“Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra; Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso; Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna”. Amén.

EN LA PRIMERA CUENTA DECIR EL PADRE NUESTRO:

“Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; y perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación; mas líbranos del mal”. Amén.

EN LAS TRES CUENTAS MÁS PEQUREÑAS, DECIR EL AVE MARÍA:

“Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas la mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús.
Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte”. Amén.

Después concluir con el Gloria:

GLORIA AL PADRE, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

MEDITACIÓN AL REZAR EL ROSARIO:

Al recitar el Rosario, uno medita en los misterios de la redención del género humano a través de Jesús, como se narra en la Sagrada Escritura.

LOS MISTERIOS DEL ROSARIO:

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado)

  1. La Encarnación del Hijo de Dios. Comenzar con el Padre nuestro y decir después 10 Ave Marías en las 10 cuentas. Seguir en esta forma en cada uno de los otros misterios:
  2. La Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel: Padre Nuestro y 10 Ave Marías.
  3. El Nacimiento del Hijo de Dios: Padre Nuestro y 10 Ave Marías.
  4. La Purificación de la Virgen Santísima: Padre Nuestro y 10 Ave Marías.
  5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo: Padre Nuestro y 10 Ave Marías.

MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)

  1. El Bautismo de Jesús en el Jordán.
  2. La Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná.
  3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
  4. La Transfiguración.
  5. La institución de la Eucaristía.

MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)

  1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto.
  2. La Flagelación del Señor.
  3. La Coronación de espinas.
  4. El Camino del Monte Calvario.
  5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo)

1. La Resurrección del Señor.
2. La Ascensión del Señor.
3. La Venida del Espíritu Santo.
4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
5. La Coronación de la Santísima Virgen.

ORACIONES PARA DESPUÉS DEL ROSARIO:

DIOS TE SALVE, REINA Y MADRE…

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

V. Ruega por nosotros santa Madre de Dios,

R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

LETANÍA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN

Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

Nos ponemos bajo tu patrocinio, Santa Madre de Dios; no desprecies nuestras peticiones en nuestras necesidades, sino líbranos siempre de todos los peligros, O gloriosa Virgen María.
Ruega por nosotros, O Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Oremos — Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestros corazones, de modo que nosotros, a quienes el mensaje de un ángel reveló la Encarnación de Cristo, seamos llevados, por su Pasión y su Cruz, a la Gloria de Su Resurrección, por Jesucristo, Nuestro Señor, Amén.

COMENTARIOS DE LOS SANTOS SOBRE EL REZO DEL ROSARIO:

~El Padre Pío decía que el Rosario era el “ARMA” contra el mal.

~En la Iglesia Católica, esta forma de oración / meditación siempre se ha enfocado en la Santísima Virgen María y en los misterios de la vida de su Hijo, Jesús.

~Santo Domingo, quien recibió el Rosario de manos de la Santísima Virgen María, dice que el Rosario es un arma: “Si el rosario se reza con fervor, puede vencer ejércitos, destruir herejías y corregir a los corazones haciendo que se aparten de las malas acciones”.

~ El Santo Rosario es la escuela más fácil de meditación, ya que lleva al cuerpo, a la mente y al espíritu a un lugar interior donde uno puede orar, aunque esté rodeado de distracciones.

~»El Rosario es el Evangelio transformado en oración; es la vida de Jesús vista a través de los ojos de María, su Madre”.

~»El Rosario es una Fortaleza contra el mal. Es un signo que le indica a Satanás que perteneces a Nuestra Señora; por lo tanto, siempre debes llevar contigo un rosario. Con el rosario puedes vencer las enfermedades, triunfar sobre el hambre y derrocar a los dictadores. Todas estas cosas se han logrado con el rosario en el pasado, en diversas partes del mundo. Así que sigue rezándolo y ten fe en la humilde oración del rosario”.

~El Padre Benedict J. Groeschel, CFR +, dice: “Es una escuela donde uno aprende las enseñanzas básicas de la fe cristiana. Es un pequeño retiro que nos capacita y nos reta para que pensemos en lo que debemos hacer por Dios en respuesta a lo que Él ha hecho por nosotros”.

~Cuando rezamos el Rosario, tenemos las palabras del cielo en nuestros labios, el amor de María en nuestros corazones, la vida de Cristo en nuestros pensamientos; con estos tres hilos se teje la tela preciosa del Rosario; estos tres elementos encierran el encanto más preciado.

~El Rosario tiene una eficacia especial para fomentar la unidad y el amor en la familia. Cada familia seguirá el patrón de la familia de Nazaret; años de intimidad y gozo, de responsabilidad y sufrimiento, el carácter o inevitable de la separación y de la muerte, un momento de reunión en el que Dios enjuga todas nuestras lágrimas. Los misterios gozosos, dolorosos gloriosos del rosario nos enseñan esto, casi sin darnos cuenta”. Apostolado de la Oración: 9/81

~El Padre Joseph Kentenich, fundador del Movimiento Schoenstatt, que escribió en el Campo de Concentración de Dachau, dijo esto sobre el Rosario:
«Hay que sumergirnos en el océano inmenso de amor del que el Rosario nos permite beber en abundancia; y que el resplandeciente amor de Cristo y de su Madre inflamen nuestro espíritu que es débil ante el sacrificio. Así, nuestra vida pronto se convertirá en un espejo de Cristo que estuvo y vivió aquí en la tierra. En él, pasaremos por el mundo con fortaleza y bondad, como una imagen de María que trae bendiciones para todos”.

~El Rosario es una forma de oración; un circulo de cuentas con una oración breve que se repite; se encuentra en todas las religiones importantes del mundo.

 

The Manner of Reciting the Rosary

Cómo rezar el Rosario

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.