Solemnidad de la Asunción de la Bendita Virgen María

por Ago 23, 2019Blog, Reflexiones0 Comentarios

Reflexión del 15 de agosto de 2019.

Enlace de descarga: Solemnidad de la Asunción de la Bendita Virgen María

Lecturas: Apoc. 11:19-12:15; Sal. 45:10-12, 16; 1 Cor. 15: 20-27; Luc. 1:39-56

Glorifica mi alma al Señor y mi espíritu se llena de gozo,
al contemplar la bondad de Dios mi Salvador.
Porque ha puesto la mirada en la humilde sierva suya y ved aquí el motivo porque me tendrán por dichosa y feliz todas las generaciones.
Pues ha hecho en mi favor, cosas grandes y maravillosas, él que es Todopoderoso.

Cada fiesta Mariana es fundamentalmente una expresión de creencia en Jesús como Salvador. El reconocimiento de la santidad especial de María descansa en su papel de Theotokos, o portadora de Dios, la madre de Jesús.

Fue el 1 de noviembre de 1950 cuando San Pío XII definió como una verdad revelada por Dios que al final de su vida terrenal, la Santísima Virgen María fue llevada al cielo, en cuerpo y alma, confirmó lo que había sido una antigua y Sólida tradición de vida de la comunidad Cristiana.

En su carta de 1973, Mirad a tu Madre, los obispos de EE.UU. declararon:

Cristo ha resucitado de la muerte; No necesitamos más garantías de nuestra fe. María asumió que en el cielo sirve más bien como un recordatorio misericordioso a la Iglesia de que nuestro Señor desea que todos aquellos que el Padre le ha confiado a Él, sean criados con Él.

En la lectura de hoy de la Primera Carta a los Corintios, escuchamos que Cristo resucitado de entre los muertos es el primer fruto de aquellos que se han quedado dormidos en la muerte. En 1953, el destacado autor litúrgico Pius Parsch comentó en su obra El Año de Gracia de la Iglesia que, «a medida que el verano llega a su fin y las cosechas maduran en los campos, la Iglesia celebra solemnemente la Asunción de la Bendita Virgen María como el más grande «festival de cosecha» entre todos los santos».

El privilegio único de María en su Asunción prefigura nuestra transformación completa en Cristo. A través de esta promesa y potencial, cada ser humano es un hijo de Dios, digno de profundo respeto. 

Hoy en día, no podemos evitar reflexionar sobre la Asunción de María en el contexto de las recientes tragedias generadas por el nacionalismo, el racismo y el terrorismo doméstico. Muchos de los problemas que nos desafían son la negación de lo sagrado de la vida humana: la guerra, violencia, pobreza, cuestiones médicas y crisis ambientales, pornografía, abuso sexual, trata de personas, situaciones de refugiados, aumento en las tasas de suicidio, abuso de personas mayores, frágiles y personas vulnerables: la lista sigue y sigue y puede llegar a ser bastante abrumadora.

¿Cómo debemos responder? Me parece que María nos ofrece un ejemplo a través de sus palabras y acciones. Las evidencias de María Magnífica, una mujer orante, fuerte y profética que había experimentado el poder de Dios en su propia vida y en la historia de su pueblo. María respondió con acción. Ella dijo «Sí» a la invitación de Dios para ser la madre de Jesús. Ella viajó para acompañar a su prima mayor Elizabeth en su momento de necesidad. Ella estaba junto a su hijo moribundo, lloraba por su tumba, se regocijó en su resurrección y esperó con sus discípulos la venida del Espíritu Santo.

Si bien la piedad católica anterior al Vaticano II tendía a enfatizar la importancia de partir de este mundo en estado de gracia para alcanzar el Cielo, la espiritualidad encarnacional contemporánea nos llama a centrarnos en ser fieles y a ser fuertes servidoras de Dios en este mundo trabajando por la paz y la justicia a través de las oportunidades que nuestras situaciones actuales permiten.

Este cambio en la orientación teológica y espiritual requiere una expresión más comprometida de nuestro compromiso bautismal y votos religiosos. Hace más de cincuenta años, los obispos del Concilio Vaticano II abogaron por este enfoque en el artículo 39 de Gaudium et Spes;

Nos han advertido, por supuesto, que no nos beneficia nada si ganamos el mundo entero y nos perdemos o abandonamos a nosotras mismas. Lejos de disminuir nuestra preocupación por desarrollar esta tierra, la expectativa de una nueva tierra debería estimularnos, porque es aquí donde crece el cuerpo de una nueva familia humana, presagiando de alguna manera la era que está por venir. Es por eso que, aunque debemos tener cuidado de distinguir claramente el progreso terrenal del aumento del reino de Cristo, dicho progreso es de vital importancia para el reino de Dios, en la medida en que puede contribuir al mejor ordenamiento de la sociedad humana … Aquí en la tierra, el reino está misteriosamente presente; cuando venga el Señor, entrará en su perfección.

Las obras de arte religiosas a menudo proporcionan ideas sobre el pensamiento teológico y cultural de su tiempo. Las representaciones occidentales de la Asunción de María han inclinado a retratarla flotando hacia arriba, escoltada por un enjambre de ángeles, escapando de las tentaciones y de las pruebas de la vida terrenal. En contraste, ambos íconos antiguos y algunas imágenes contemporáneas la presentan como una mujer fuerte y fiel.

La imagen del misal de hoy en día es una representación moderna de un ícono del siglo X del Theotokos, conocido como la Protección de la Madre de Dios. Escrito en 2010 para el 50° Jubileo de la Eparquía católica ucraniana estadounidense de San Nicolás, este ícono presenta a una María digna y contemplativa como Reina del Cielo, cuyos brazos abiertos extienden su manto de protección sobre la iglesia y el pueblo de Dios.

En su Magnifica, María se regocijó en las grandes obras de justicia y compasión de Dios a través de las cuales los oprimidos experimentaron una nueva libertad. Al observar el 150 aniversario de la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado, nuestra celebración de la Asunción de la Bendita Virgen María debería inspirarnos a trabajar para la venida del Reino de Dios.

María nos anima con su ejemplo y oración a crecer en la gracia de Dios, a ser receptivos a la voluntad de Dios, a convertir nuestras vidas a través de la generosidad y el sacrificio, y a buscar la unión eterna con Dios. Al seguir su guía, que algún día podamos experimentar la resurrección de nuestros propios cuerpos y unirnos a ella al lado de su hijo resucitado, Jesucristo.

Por Sor Eilish Ryan, CCVI.

 


1. Austin Flannery, OP, edición., Consejo del Vaticano II: Los Dieciséis Documentos Básicos, Una Traducción Completamente Revisada en Lenguaje Inclusivo (Nueva York: Costello Publishing Company, 1996), 204-205.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.